Informe sobre «Semana del Asma»

Dentro de la «Semana del Asma» la Sap Filial Mendoza les hace llegar el siguiente informe sobre Asma, Pediatría y Atención Primaria»

ASMA EN ATENCIÓN PRIMARIA: PEDIATRAS FAMILIAS Y ALGO MÁS  

El Día Mundial del Asma se celebra anualmente el primer martes de mayo, desde 1998 a partir de la primera “Reunión Mundial del Asma” efectuada en Barcelona, España promovido por la Iniciativa Global para el Asma (GINA por sus siglas en inglés). Se trata del acontecimiento de concientización de esta problemática más importante del mundo. Entre los principales objetivos del “Día Mundial del Asma” se encuentran: concientizar a la población, promocionar el manejo adecuado de la enfermedad, garantizar y optimizar el adecuado de tratamiento y modos de prevención.

La Sociedad Argentina de Pediatría Filial Mendoza, quiere llegar sobre todo a los pediatras de la atención primaria, quienes día a día tienen contacto no solo con estos niños, sino con sus familias y la realidad de cada una de ellas, situaciones que no deben ser ajenas a la hora del abordaje de esta enfermedad crónica.

 

Introducción:

El asma es una enfermedad respiratoria crónica, y es la enfermedad respiratoria crónica más frecuente en la infancia, afecta la calidad de vida del niño y su familia e implica un alto costo para la Salud Pública, se calcula que alrededor del mundo hay 300 millones de personas que padecen esta enfermedad.

En pediatría, el diagnóstico del asma es esencialmente clínico y se basa en la identificación de niños con una “historia clínica característica”, con independencia de su edad, basada en antecedentes clínicos, síntomas y signos respiratorios episódicos asociados.

Según el Consenso de Asma de la Sociedad Argentina de Pediatría (2016), el asma es una enfermedad heterogénea caracterizada por inflamación crónica de las vías aéreas. Se define sobre la base de los antecedentes de síntomas respiratorios, que varían con el tiempo y en intensidad, que se revierte en forma espontánea, total o parcialmente, o por la acción de drogas broncodilatadoras. Esta última definición habla de una amplitud en la forma de presentación de esta enfermedad y grados de expresión que varían de compromisos leves y moderados en su gran mayoría, a graves en menor porcentaje. Lo que implica que el pediatra es quien debe controlar a la gran mayoría de pacientes con esta problemática.

No vamos a redundar aquí en conceptos ya transmitidos en nuestros consensos, pero si haremos hincapié en transmitir la importancia del médico pediatra en el abordaje del niño con asma y la importancia de la contención de su familia.

 

Mirando hacia atrás

La Iniciativa Global para el Asma (GINA) fue establecida en 1993 por la Organización Mundial de la Salud para desarrollar una estrategia global para controlar y prevenir el asma. Los informes de GINA están preparados por expertos internacionales de atención primaria, secundaria y terciaria, y se actualizan anualmente después de una revisión de la evidencia.

En 2014, se publicó una revisión importante del informe GINA, que tuvo en cuenta los avances en la evidencia no solo sobre el asma y su tratamiento, sino también sobre cómo mejorar la implementación de las recomendaciones basadas en la evidencia en la práctica clínica. Este documento resume los cambios clave relevantes para la atención primaria con múltiples herramientas prácticas y diagramas de flujo para mejorar su utilidad para los profesionales del primer nivel de atención.

Para reflexionar

Lo antedicho, surge de una serie de publicaciones que ayudaron a conocer la prevalencia de esta enfermedad en todo el mundo, para América Latina fue de gran utilidad la encuesta AIRLA (Asthma Insights and Reality Latin America – Perspectivas y realidad del Asma en América Latina), publicada en 2005, documenta un nivel inaceptablemente alto de morbilidad del paciente por asma en toda América Latina. La gran mayoría de los pacientes no recibían el diagnóstico, tampoco la terapia y el monitoreo adecuados, y no lograban los objetivos para el manejo del asma establecidos en las pautas de GINA . Esto genera una gran carga para el sistema de salud y la sociedad en general, con una pérdida sustancial para las familias, tiempo, trabajo y escolaridad. Por lo tanto, se asume que “deben tomar medidas para educar a los médicos y pacientes” que, siguiendo una estrategia de manejo del asma para lograr y mantener el control de la enfermedad, más pacientes puedan lograr el control de su asma y evitar muchas de las limitaciones impuestas por su enfermedad.

La tasa de diagnóstico y manejo adecuado del asma es baja. Tanto la falta de prescripción médica, como el cumplimiento deficiente de los tratamientos indicados por parte de los pacientes, han estado implicados en el manejo sub-óptimo del asma. Una encuesta a médicos con especialidad en enfermedades respiratorias de cinco países europeos informo que, aunque aceptaron las recomendaciones de las guías para el asma, solo una pequeña proporción de pacientes fueron tratados de acuerdo con las guías.

La paradoja de Atención Primaria es la observación de que los médicos de Atención Primaria brindan una atención de menor calidad ante enfermedades específicas concretas en relación a la práctica de los especialistas, sin embargo, la Atención Primaria se asocia con un mayor valor, el cuidado de la salud a nivel global de las personas, mejor salud, mayor equidad, costos más bajos y una mejor calidad de laención a nivel de la población, razón por la cual es conveniente impulsar este tipo de iniciativas.

Es necesario poner énfasis en este proceso continuo para fortalecer equipos: paciente-familia-médico, cuyo objetivo es proporcionar la información necesaria y promover las conductas adecuadas para poder aplicar correctamente el plan de prevención y tratamiento de esta enfermedad. Podemos decir entonces que las condiciones adecuadas de abordaje estarían dadas en el primer nivel de atención, escenario adecuado para que este hecho transversal ocurra de la manera más eficiente.

Algunos datos de la problemática a nivel nacional e internacional

Según la guía de diagnóstico y tratamiento: Asma bronquial en niños 6 años, 2016, el Asma es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia y, debido a los elevados índices de consultas a servicios de emergencia, hospitalizaciones y ausentismo escolar, se la considera como la principal causa de morbilidad pediátrica en relación con enfermedades crónicas. A nivel mundial, se estima que existen, aproximadamente, 300 millones de personas con asma, con la mayor prevalencia en edad pediátrica. En Argentina, el asma ocasiona más de 400 muertes anuales (10% en pacientes de 5 a 39 años) y más de 15.000 hospitalizaciones por año en hospitales públicos de todo el país.

El Estudio Internacional sobre Asma y Enfermedades Alérgicas en Niños (International Study of Asthma and Allergies in Childhood; ISAAC 998) evaluó, en su primera fase, la prevalencia del asma a nivel mundial en grupos de niños de 6-7 años y 13-14 años. Los resultados revelaron notorias diferencias entre distintos países y grupos etarios. La Argentina se ubicó en un rango de prevalencia intermedia con una mayor frecuencia en los niños de 6-7 años (16,4%) que en los de 13-14 años (10,9%). En las últimas décadas, se ha constatado un incremento en la prevalencia de asma a nivel mundial, más marcado en la población infantil y en regiones de mayor desarrollo. A pesar de los grandes avances terapéuticos, el impacto social del asma es aún importante.

El asma no controlada afecta la calidad de vida, es una de las causas más frecuentes de ausentismo escolar y laboral, así como de restricciones en la actividad física, genera serias dificultades en las personas afectadas y sus familiares, y representa altos costos a nivel familiar y en los sistemas de salud.

 

Para Concluir

Generar empatía con el sistema de salud en el primer nivel es la idea principal, para eso debemos fortalecer esta iniciativa, en cuanto a jerarquización de la atención del Pediatra en el primer nivel, según esto, es necesario el desarrollo de redes que integren las fortalezas complementarias del sistema de salud y la necesidad de atención especializada “cuando corresponda”, de manera que el eje del seguimiento del paciente sea proporcionado por los médicos Pediatras de Atención Primaria para mejorar la calidad de la atención sanitaria y de esta manera lograremos tener niños sanos en un mundo mejor.